Navidad: vivir en abundancia

Feliz Navidad - Creadores de Éxitos

Estamos a menos de dos días de Navidad: fiesta que celebramos millones de personas en todo el mundo. Festejamos el nacimiento de Jesús, el más grande líder y con mayor influencia en este planeta que dejó un legado inmenso y es tal su trascendencia que, incluso, después de 2013 años, lo seguimos en la Tierra.

No obstante, muchos han olvidado para qué vino; por eso, hoy quiero recordarles que afirmó: « (…). Yo he venido para que tengan vida y para que la tengan en abundancia .» Este versículo dice «tengan», verbo proveniente del latín tenēre y cuya raíz significa autoridad, potestad, facultad, jurisdicción, poder, libertad, potencia. En otras palabras, precisa que debe ser ejercido, que no es automático, sino que depende de nosotros. Si observamos con detenimiento las connotaciones de esta palabra, nos encontraremos con dos principios: libertad de actuar y autoridad para actuar. Jesucristo dice haber venido para darnos la autoridad de vivir en abundancia. Entonces, no es algo que dependa de la suerte ni de las oportunidades que se presenten o que caigan del cielo, es decir, cada uno tiene potestad en sus vidas y no se trata de que unos puedan y otros no: es autoridad que está bajo nuestra jurisdicción. Una vida en abundancia no es solo en un aspecto de nuestra existencia, sino que es una vida completa, donde se alcanza plenitud y libertad en todas las áreas de nuestra vida: salud, familia, amor, espíritu y finanzas. La abundancia siempre tiene que ser vivida de esa forma, pues así quiso Dios que lo hiciéramos. Eso no quiere decir que no nos vamos a eximir de tropiezos, pero, en la medida en que luchemos por vivir en abundancia, se nos abrirán otras posibilidades para lograr lo que queremos.

Toda esta forma de vivir está latente en nosotros, pero la vorágine del sistema nos retrae, nos envicia y no vemos lo que tenemos dentro; no obstante, en Navidad nos transformamos, somos diferentes. Eso me hace pensar ¿qué ocurre?, ¿qué hace que las personas cambien? pues, en general, no se han producido cambios que lo ameriten. Seguimos teniendo los mismos problemas individuales, idénticas dudas, semejantes trabajos e igual responsabilidad y, socialmente, todos tenemos molestias. Y es que, en Navidad, todo es distinto, hay una tregua, escuchamos a nuestro corazón: nos sentimos más generosos con todos, incluso con aquellos que no conocemos.

Entonces, si en Navidad cambiamos nuestra forma de ser, de pensar, de ver y actuar: nos sentimos abundantes, ¿por qué todos no podemos mantener esa actitud durante el resto del año? La respuesta es muy simple para quienes no la mantienen: no han aprendido a vivir en abundancia: no han aprendido a vivir como Jesús quería que viviéramos. En Creadores, abrazamos su filosofía y estamos convencidos de que el ser humano tiene que aprender a vivir en abundancia en todas las áreas de su vida: es la única forma de vivir a imagen y semejanza de Dios. Ahora, ha llegado el momento de compartir contigo con amor y fe nuestra labor, de modo que se convierta en aliento e inspiración para cada uno de tus días. ¡Te deseo una Feliz Navidad llena de abundancia!

Los amo y necesito de su amor.

San Juan. 10:10. La Biblia.

The post Navidad: vivir en abundancia appeared first on Creadores de Éxitos Financieros.

About the author: Ana Cortés

CEO de Creadores de Éxitos Financieros, entrenadora personal y de negocios, escritora, comunicadora en radio y televisión, empresaria y líder. Imparte entrenamientos y talleres con el objetivo de transformar las finanzas de las familias latinoamericanas por medio de la educación financiera y los negocios.